16 Poemas de Amistad que te emocionarán (autores célebres)

16 Poemas de Amistad que te emocionarán (autores célebres)

La amistad es una de las relaciones más satisfactorias que tenemos en la vida. Un buen amigo o amiga está para nosotros en las buenas y en las malas, para reír o llorar juntos.

En Versos Libres hemos recopilado 16 poemas de amistad de autores famosos. En esta compilación destacados poetas les dedican sus mejores versos a sus queridos amigos y reflexionan sobre la importancia de la amistad.


Grandes Poemas sobre la Amistad

Estos poemas exploran la importancia de los amigos y también la fina línea entre el amor y la amistad.


1

Cultivo una Rosa Blanca – José Martí

Cultivo una rosa blanca
en junio como en enero
para el amigo sincero
que me da su mano franca.

Y para el cruel que me arranca
el corazón con que vivo,
cardo ni ortiga cultivo;
cultivo la rosa blanca.


2

Amigo – Pablo Neruda

Amigo, llévate lo que tú quieras,
penetra tu mirada en los rincones,
y si así lo deseas yo te doy mi alma entera
con sus blancas avenidas y sus canciones.

Imagen de pintura con frase de amistad encima

3

Soneto del Amigo – Vinícius de Moraes

En fin, después de tanto error pasado,
tantas represalias, tanto peligro,
resurge en otro el viejo amigo
nunca perdido, siempre reencontrado.

Es bueno sentarlo nuevamente al lado
con ojos que contienen la mirada antigua
siempre conmigo un poco atribulado
y como siempre singular conmigo.

Un bicho igual a mí, simple y humano
sabiendo moverse y conmoverse
y a disfrazar con mi propio engaño.

El amigo: un ser que la vida no explica
que sólo se va al ver otro nacer
y el espejo de mi alma multiplica.


4

Los Amigos – Julio Cortázar

En el tabaco, en el café, en el vino,
al borde de la noche se levantan
como esas voces que a lo lejos cantan
sin que se sepa qué, por el camino.

Livianamente hermanos del destino,
dioscuros, sombras pálidas, me espantan
las moscas de los hábitos, me aguantan
que siga a flote en tanto remolino.

Los muertos hablan más pero al oído,
 y los vivos son mano tibia y techo,
suma de lo ganado y lo perdido.

Así un día en la barca de la sombra,
de tanta ausencia abrigará mi pecho
esta antigua ternura que los nombra.


5

Soneto 104 -Shakespeare

Para mí, querido amigo, tú nunca serás viejo,
Pues así como eras la primera vez que vi tus ojos,
Así sigue siendo tu belleza. Tres fríos inviernos
han sacudido de los bosques el orgullo de tres veranos,

Tres hermosas primaveras convertidas en amarillos otoños,
he visto en el proceso de las estaciones,
Tres aromas de abril en tres julios ardieron
Desde que, primero, te vi fresco, Y verde continúas.

Mas la belleza como aguja de cuadrante
roba de su figura sin que su paso se perciba
Así tu dulce matiz, que me parece que aún permanece,
se mueve y mi ojo puede engañarse.
Por temor a lo cual, escucha esto, edad no concebida:
Antes de que nacieras estaba muerto el verano de la belleza.


6

Rima LXI – Gustavo Adolfo Bécquer

Al ver mis horas de fiebre
e insomnio lentas pasar,
a la orilla de mi lecho,
¿quién se sentará?

Cuando la trémula mano
tienda, próximo a expirar,
buscando una mano amiga,
¿quién la estrechará?

Cuando la muerte vidríe
de mis ojos el cristal,
mis párpados aún abiertos,
¿quién los cerrará?

Cuando la campana suene
(si suena en mi funeral)
una oración, al oírla,
¿quién murmurará?

Cuando mis pálidos restos
oprima la tierra ya,
sobre la olvidada fosa,
¿quién vendrá a llorar?

¿Quién en fin, al otro día,
cuando el sol vuelva a brillar,
de que pasé por el mundo
quién se acordará?


7

La Amistad Peligrosa – Jacinto de Salas y Quiroga

¿Por qué, Corina, has engañado
con tu candor mi tierno pecho?
De ti yo estaba satisfecho…
El encanto se ha disipado.
¡Con qué dulzura la esperanza
me ha consolado en mi dolor!
¡Ah! me engañó la semejanza
de la amistad y del amor.

Cuando a mirarte yo acertaba
tú con placer te sonreías,
y algunas veces conocías
cuánto mi pecho te adoraba.
Yo conseguí tu confianza,
dulce premio del amador.
¡Ah! me engañó la semejanza
de la amistad y del amor.
Más de una vez miré tu llanto,
cuando de ti yo me apartaba,
y en mis angustias encontraba
amables lloros mi quebranto.
¡Ay infelice, qué mudanza
me reservaba tu rigor!
Sí, me engañó la semejanza
de la amistad y del amor.

Ya que, en pago de mi ternura,
no quieres darme el corazón,
ya que me quitas la ilusión,
amarte más fuera locura.
A Dios, amor… ¡ay esperanza
cual te burlas de mi dolor!
Sí, me engañó la semejanza
de la amistad y del amor.


8

A Carmen – Dolores Veintimilla

Menos bella que tú, Carmela mía,
vaya esa flor a ornar tu cabellera;
yo misma la he cogido en la pradera
y cariñosa mi alma te la envía
cuando seca y marchita caiga un día
no la arrojes, por Dios, a la ribera;
guárdala cual memoria lisonjera
de la dulce amistad que nos unía.


Te puede interesar: Los mejores poemas de amor de todos los tiempos


9

Amistad – Ruth Lingenfelser

Un amigo es una persona
que escucha,
que no escucha,
que calla,
que habla,
no solo dice
lo que le place,
que se suelta
y aguanta.

Quien lleva contigo la seriedad de la vida,
quien te sostiene y te mueve.
Un amigo es
alguien en quien confías, alguien
con quien
miras de espejo en espejo.


Poemas para dedicar a un amigo o amiga

Puedes dedicar estos poemas de amistad a tus mejores amigos o amigas compartiéndolos por mensajes de WhatsApp, Instagram o cual sea tu red social favorita.

 Aunque lo más común es que la gente dedique poemas a sus parejas, nuestros amigos sabrán apreciar el detalle.


10

Ese es un Amigo – John Burroughs

Aquel cuyo apretón de manos es un poquito más firme.
Aquel cuya sonrisa es un poquito más luminosa.
Aquel cuyos actos son un poquito más diáfanos;
Ese es a quien yo llamo un amigo.

Aquel quien más pronto da que pide.
Aquel quien es el mismo hoy y mañana.
Aquel quien compartirá tu pena igual que tu alegría;
ese es a quien yo llamo un amigo.

Aquel cuyos pensamientos son un poquito más puros.
Aquel cuya mente es un poquito más aguda.
Aquel quien evita lo que es sórdido y mísero;
ese es a quien yo llamo un amigo.

Aquel quien, cuando te vas, te extraña con tristeza.
Aquel quien, a tu retorno, te recibe con alegría.
Aquel cuya irritación jamás se deja notar.
Ese es a quien yo llamo amigo.

Aquel quien siempre está dispuesto a ayudar.
Aquel cuyos consejos siempre fueron buenos.
Aquel quien no teme defenderte cuando te atacan;
ese es a quien yo llamo un amigo.

Aquel quien es risueño cuando todo parece adverso.
Aquel cuyos ideales nunca has olvidado.
Aquel quien siempre da más de lo que recibe;
ese es a quien yo llamo un amigo.


11

Lovers Go Home – Mario Benedetti

Ahora que empecé el día
volviendo a tu mirada,
y me encontraste bien
y te encontré más linda.
Ahora que por fin
está bastante claro
dónde estás y dónde estoy.

Sé por primera vez
que tendré fuerzas
para construir contigo
una amistad piola,
que del vecino
territorio del amor,
ese desesperado,
empezarán a mirarnos
con envidia,
y acabarán organizando
excursiones
para venir a preguntarnos
cómo hicimos.


Te puede interesar: Poemas de amor cortos y originales para dedicar.


12

 Poema de la Amistad – Atribuido a Jorge Luis Borges

No puedo darte soluciones para todos los problemas
de la vida, ni tengo respuestas para tus dudas o temores,
pero puedo escucharte y compartirlo contigo.
No puedo cambiar tu pasado ni tu futuro.
Pero cuando me necesites estaré junto a ti.
No puedo evitar que tropieces.
Solamente puedo ofrecerte mi mano para que te sujetes
y no caigas.
Tus alegrías, tus triunfos y tus éxitos no son míos.
Pero disfruto sinceramente cuando te veo feliz.
No juzgo las decisiones que tomas en la vida.
Me limito a apoyarte, a estimularte y ayudarte si me
lo pides.
No puedo trazarte límites dentro de los cuales debes
actuar, pero si te ofrezco el espacio necesario para
crecer.
No puedo evitar tus sufrimientos cuando alguna pena te
parta el corazón, pero puedo llorar contigo y recoger
los pedazos para armarlo de nuevo.
No puedo decirte quien eres ni quien deberías ser.
Solamente puedo quererte como eres y ser tu amigo.
En estos días oré por ti…
En estos días me puse a recordar mis amistades más
preciosas.
Soy una persona feliz: tengo más amigos de lo que
imaginaba.
Eso es lo que ellos me dicen, me lo demuestran.
Es lo que siento por todos ellos.
Veo el brillo en sus ojos, la sonrisa espontánea y la
alegría que sienten al verme.
Y yo también siento paz y alegría cuando los veo y
cuando hablamos, sea en la alegría o sea en la
serenidad, en estos días pensé en mis amigos y amigas,
entre ellos, apareciste tú.
No estabas arriba, ni abajo ni en medio.
No encabezabas ni concluías la lista.
No eras el número uno ni el número final.
Lo que sé es que te destacabas por alguna cualidad que
transmitías y con la cual desde hace tiempo se
ennoblece mi vida.
Y tampoco tengo la pretensión de ser el primero, el
segundo o el tercero de tu lista.
Basta que me quieras como amigo.
Entonces entendí que realmente somos amigos.
Gracias por ser mi amigo.

pintura de monet con poema de amistad encima

13

 XLIV (Tiene el Leopardo un Abrigo) – José Martí

Tiene el leopardo un abrigo
en su monte seco y pardo:
yo tengo más que el leopardo,
porque tengo un buen amigo.

Duerme, como un juguete,
la mushma en su cojinete
de arte del Japón: yo digo:
«No hay cojín como un amigo»

Tiene el conde su abolengo:
Tiene la aurora el mendigo:
Tiene ala el ave: ¡yo tengo
allá en México un amigo!

Tiene el señor presidente
un jardín con una fuente,
y un tesoro en oro y trigo:
Tengo más, tengo un amigo.



Ver también: Poemas de la naturaleza que te emocionarán

14

Ezra Pound – Ático

Ven, compadezcámonos de los que están en mejor situación que nosotros
Ven, amiga mía, y recuerda
que los ricos tienen mayordomos pero ningún amigo,
y nosotros tenemos amigos pero ningún mayordomo.
Ven, compadezcámonos de los casados y de los solteros.

El alba entra con pies pequeños
como una Pavlova dorada,
y yo estoy cerca de mi deseo.
Nunca ha sido mejor la vida
que en esta hora de clara frescura,
la hora de despertarnos juntos.


15

Brindo por nuestra amistad – Jorge Javier Roque

Valga esta amistad que yo te tengo
Para brindar por un futuro juntos
Que por mucho que haya pasado el tiempo
Aún nos queda por vivir un mundo.


Te puede interesar: Poemas Cortos para Dedicar


16

 Caigo sobre una silla – Antonio Gamoneda

Cuando yo caigo sobre una silla
y mi cabeza roza la muerte;
cuando cojo con mis manos la tiniebla
de las cazuelas, o cuando contemplo
los documentos representativos
de la tristeza, es
la amistad quien me sostiene.


¿Te gustaron estos poemas de amistad?
Recuerda que la amistad es una relación que se tiene que cuidar con el tiempo, compartir versos de amistad con esa persona especial puede alegrarles el día.
Si es que quieres ver otros poemas o frases no olvides ver nuestra página principal, Versos Libres.